Y me desgarro de mí para no serte más,
Para olvidar recordarte y traerte en canciones lloradas...
Y descuartizo la estúpida espera del mañana sin ti,
Decapitando pensamientos solitarios...
Ya no somos y la promesa de sernos eternos
Se evaporó con el humo de tantos cigarros sin fumar,
Y nos quedamos en el aire, intoxicándonos de sonrisas recordadas,
Oxidando los labios, secando palabras...
¡Tontos!, ¡Somos tontos!...
Buscamos el culpable para no amar,
Para ser la excusa y rendirnos, para soltarnos sin atarnos...
Justificando al maldito destino que nos escribe en hojas ya leídas,
En líneas escondidas, en libros sucios de otros...
Y somos culpables los dos...
He luchado tantas guerras...Y no doy por terminada está,
Pero el amor no se mendiga, el amor se da...
Y nos morimos antes de engendrarnos, de parirnos
Y nacernos para vivirnos...
Simplemente, me mato para resucitarte...
Pero temo matarte para resucitarme.
Beatriz Fonnegra.
@Derechos reservado

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.