Me niego alimentar aquello que no tiene boca,
A dejar de luchar por miedo a perder...
Me niego a morir viviendo...
Y dejar que la corriente me lleve a todas partes,
A todas, menos a ti...
Y me encontrará el destino escribiendo mis hojas,
Leyendo mis guerras, iluminando mí oscuridad.
Me niego no vivirte hasta morirte,
Hasta sernos libres, de tanta basura que algunos denominan libertad...
Y seamos nada, que el todo ya está lleno...
Resúmeme en tus ojos y extiéndeme en tus alas, compañero.
Beatriz Fonnegra.
@Derechos reservados

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.