¿Cuántas veces nos entregamos pensando que amamos?
¿Y luchamos tantas guerras que nos vencimos?...
Hasta que el antes dejó de morirnos para vivirnos,
Y aquí estamos resucitando las margaritas que nos negaron,
Reconociéndonos en la memoria de tantos olvidos.
Y los suspiros fugitivos por fin nos hallaron,
Y las sábanas secas por fin nos lloraron...
Te he escrito mil veces en hojas sucias,
Te han leído ojos que no son míos...
Y aquí estamos, por fin compañero,
Luchando la vida, agonizando la muerte...
Diciendo al destino, tú no nos escribiste,
Nosotros te escribimos.
Beatriz Fonnegra.
@Derechos reservados

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.