Y me llamas tú nombre, olvidando mi soy
E intentas moldearme a ti...
Y te olvidas que soy de mí, que mi libertad no se llama tú nombre
Y decidí compartirme contigo el tiempo en que fuéramos...
Ahora mi vuelo te encadena, y mi respiración te oxida.
Te llamas mi dueño, me llamas tuya
Y te alejas de sernos siendo.
No soy propiedad de nadie, no hagas un contrato de este amor...
Ámame ahora, ahora que sientes,
Ahora que el amor nos resume en un nosotros,
Ahora que la guerra no termina,
Y los soldados pretenden dar la vida...
Y no me conviertas en la excusa de tu felicidad,
No pongas en mi espalda tu peso.
Déjame llamarme mi nombre,
Permíteme compartirme contigo...
Pero no ates las alas de quién solo sabe volar.
Beatriz Fonnegra.
@Derechos reservados
Caricias del Alma

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.