Tantos besos prestados,
tantas palabras al viento...
tantas camas cómplices...
Y, al final... somos nada.
Tantas verdades a medias,
tantas promesas rotas,
tantas caricias perturbadas...
Y, al final...somos nada.
Tantos recuerdos sin olvido,
tantas noches en vela,
tantas amores fugitivos...
Y, al final...somos nada.
Quedémonos, con nuestra nada,
amando el hoy vivido.
Quedémonos, en la inmortalidad de nuestros ojos,
en el tacto de nuestras manos...
Prefiero, ser tu nada, llenarla de tu todo,
que ser, el todo que no necesite de tu nada...
Así, te amo...
Beatriz Fonnegra.
@Derechos reservados

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.