Piel adentro te llevo,
Impregnado en los deseos más prohibidos,
En los sentimientos más cohibidos....
Y como clandestina, le robo a la distancia tu presencia
Y te convierto en mi soledad, para amarte en mis días sin noches.
Te vivo sin afán, imaginando sernos hasta que los cuerpos nos estorben.
Hasta que tu ausencia se vista de mí,
Y tus besos sean mis labios...
Y tus manos se llamen mis manos.
Y este destino que se nos hace ajenos,
Nos hace de otros, que nos escribe en hojas leídas
Por ojos que no nos ven, que simulan conocernos,
Porque nos ven vestidos de nosotros....
Pero tú y yo, nos amamos con la piel del alma,
Con las miradas que no ven.
Así, en mis soledades acompañadas
Me siento feliz, al ver tu espacio vacío con el amor que te concibo.
Y mis sábanas lloran tu ausencia,
Cuando te vivo sin ti.
Beatriz Fonnegra.
Derechos reservados.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.