Dejo ir al ayer, vestido de esperanzas,
Donde tus besos se oxidaban mis labios
Y tus caricias me envolvían en tus puños,
Donde tus palabras, eran balas que agujeraban mi alma…
Me despojo de ese ayer lleno de sueños rotos,
Si, te dejo ir, para yo seguir siendo el antes de tu antes,
Donde yo era y aunque estuviera perdida me hallaba.
Cierro las grietas de mi alma, esas que hacen abismos…
Esas que no me dejan creer nuevamente,
En las caricias de la piel del alma…
Amaré la dulce compañía de mi soledad…
Escucharé hablar mi silencio… besaré los labios de la ilusión…
Abrazaré el ser que habita en mí…
Alzaré mi mirada…veré nuevamente los ojos del amor…
Del amor que siento por mi…del amor que es amor…
Del amor que toca las fibras de mi alma atada…
Dejo ir el ayer dónde estabas, ese ayer que hace tiempo partió…
Ese ayer, que fue tanto y estaba lleno de nada…
Hoy… miro feliz como sanó mi alma…
Como los golpes, dejaron huellas en mi cuerpo
Y como fortalecieron el alma, que mi cuerpo extrañaba…
Beatriz Fonnegra.
@Derechos reservados

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.