Partirá hacia un nuevo lugar en busca de la felicidad que le arrebataron.

Ha decidido viajar sin equipaje, ya que lo único que le quedaba eran sólo recuerdos amargos.
Los felices, los llevaba tatuados a fuego en su corazón y de allí nadie se los podría borrar, eran ya pocos, pero era lo único que le quedaba para seguir.

Caminará por entre las sombras de palabras amargas que aún retumban en su dolor.

Cruzará los frondosos bosques invadidos de las ilusiones perdidas.

Volará sobre los puentes que un día formo con sus sueños, hoy rotos.

Borrará de sus lagrimales aquellas miradas de indiferencia que tanto usaron.

Lavará con el agua de la lluvia los restos escritos en su piel.

Buscará un lugar donde el sol vuelva a brillar dentro de su soledad.

Maria Glez Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.