Nada que celebrar, mucho que conmemorar... 8 de marzo, de 1908, en Nueva York, un grupo de mujeres reclamaban la igualdad salarial y disminución de la jornada laboral.
Más de un centenar de mujeres perecieron quemadas a manos del dueño de la empresa textil, en respuesta a la huelga y sus exigencias.
Informarnos antes de, existe aún la opresión de una sociedad excluyente y machista...
Ser mujer, es más que parir... Es más que limpiar... Somos miembros activos olvidados de la sociedad, que sólo nos tiene en cuenta en las jornadas de votación... Pero, esa misma sociedad vulnera nuestros derechos...
Nada que celebrar, todo por conmemorar...
Gracias a aquellas mujeres luchadoras, de pelo en pecho y pantalones... Tenemos la fuerza de 10 Leones y la sensibilidad de una flor...
Felicidades a aquellas que aún hoy, luchan por ser y para ser, a pesar de, en contra de...
Beatriz Fonnegra.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.