Contigo aprendí

Contigo aprendí que a la vida
se nace en cada amanecer,
que sin ti no hay mañana
ni tampoco hubo ayer,
que me alimenta la alegría
de ver a la luna y al sol
iluminando mi ventana
por la noche y al alba
con la certeza de saber
que hoy día tú me amas,
que son míos tus besos
como solo míos son
tus ojos claros y tu pecho,
que tus brazos me buscan
en medio de la noche serena
confundiéndote en mi cuerpo
para hacernos uno en el lecho
y yo te acojo en mi vientre húmedo
que sin ti es seco como un desierto,
fundiendo a tu piel mi piel morena,
deshaciéndome en tu boca,
preparando la nueva madrugada
para hacer realidad los sueños
forjados sobre la misma almohada….

María Elena Astorquiza V.
Santiago, 30 de Julio del 2012

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.