A veces,
das gracias
a la lluvia que lava tus lágrimas,
a la tormenta que te ensordece
y no te deja pensar,
a esa negra nube
que trata de esconder
esos oscuros pensamientos.

A veces,
sueñas un nuevo sueño
pero antes que salga el sol
desaparecerá.
Una nueva ilusión
florecerá en tu primavera,
pero como todas las flores,
se marchitará.
Esa luz
que quería colarse por tu ventana
se eclipsará antes de dejarte ver su brillo.

Ese sueño, esa ilusión, esa luz
sólo serán una utopía mas
del devenir de tu vida.

A veces,
quisieras
no estar,
no pensar,
no sentir,
no sufrir.

A veces...

...
Maria Glez Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.