Sembrado

¿Has oído el canto taciturno de la tarde?
-Yo no…
Estoy sentada en la ladera de las vigilias.
Veo a lo lejos las hortelanas
que doblan sus espaldas en la plantación eterna.
Algún día iré al sembradío de los recuerdos
buscaré las violetas ajadas que murieron de sed,
las guardaré en los estuches metálicos
que perdieron su brillo.
Por ese sendero pasan los peregrinos
huyendo de la nevasca oscura
de la noche sin estrellas,
Te he visto en búsqueda de la luz,
pero las espinas han invadido
el génesis del resplandor
la oscuridad yace de piernas cruzadas
en la fronda sellada con rosas sin pétalos.-
Nadie se atreve saltar los sinsabores
cuadriculados en los adoquines
que saludan con tristeza
la despedida sin pañuelos blancos.

Mariela Lugo

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.