Le queda la tranquilidad de haber hecho lo que quería y debía, no es suficiente para que hoy no le duela el corazón, pero si para la tranquilidad de su alma.

Una vez más descubrió que sigue soñando con un mundo irreal...
Le seguirán brindando sonrisas y cariño de plástico. Le seguirán vendiendo sueños de retales. Le seguirán contando historias de colores ...

Pero da lo mismo, seguirán confiando ... ¡¡ pobre tonta !!
( Pero su alma seguirá tranquila aunque su corazón llore, es lo único que le importa )

...

Maria Glez Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.