Adiós

Mi alma aun revolotea
con los tientos de tus pasos
la noche apedrea mis lamentos
ocupada en calmar el sosiego de tu partida,
solo saboreas de mi las migajas envueltas
en el celofán arrugado de las horas mustias.

Mi verso galopa por las cimas de los sueños
oigo la voces que acompañaron mi risa
abdico ante el recuerdo de tu paso seguro.

Los besos partieron cargados de soledad
a los parajes tejidos de grama verde,
los suspiros se esfumaron
por el arroyo calmado de decisiones turbias
coloreadas en las entrañas
de la estancia vacía.

Me arranco la coraza de las tinieblas
y me visto de luz para abrazar
las pupilas quietas del adiós.

Mariela Lugo

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.