Y me levanté, me sacudí los recuerdos, olvidé mi memoria...
Limpie mi soy, saqué los escombros... Me abracé...
Me pusé mis tacones...
Caminé firme, segura... Y sonreí...
No necesité maquillar mis lágrimas...
Ya no era cenizas, me había parido nuevamente...
Y la oscuridad me enseñó su luz...
Ya no hay tiempo, para no tener tiempo,
Para amar a escondidas, ni besar con afán...
Ahora, comparto un café en silencio
Y esos instantes, son mi eterno...
Beatriz Fonnegra

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.