Retomando la pluma..

Digamos que el tiempo aúlla, que se descara y tiembla en mis ojos.
Que hay una rapsodia rasguñándome.
El réquiem de lo más amado, enlutándome.

Pétalos lastimados inundan el mar, ahogándolo, ahogándome.
Catapultas.
Insomnios tan concurridos.
Palabras.
Mis miedos.

Van desvelos clausurados y anestesias directas al alma para poder seguir.
De a poco he abandonado oficios, cortinas de llantos, de espanto.
He abandonado silencios y gritos para quedarme sin nada.
No importa cómo sea, al final es la misma porquería.

Vacía.

El vacío y su espanto.
Su insomnio depositado en el vientre
Donde sangran las rosas de aquella despedida.

Recuerdos que esgrimen luchas.
Recuerdos que enlutan el cementerio de años.
Heridas, momentos, más silencios.
Adormecida.

Como si seguir fuera una necesidad primaria.
Aunque sea muda, sin alma, y sin memoria.
Es la forma que encuentro para seguir.
Enterrar heridas lejos de mí
Es renunciar a lo que he sido 10 años.
Una flor herida de llantos.

Renazco
Avanzo
Trasversalmente comprometida por gritos que no son
Por recuerdos que no quiero
Por botellas quebradas rompiéndome no solo los pies
Sino volviendo pedazos mi alma.

Un violín.
Un recuerdo.
La misma hemorragia de fechas y de gritos silenciados
De antaño…
El mismo, el mismo e irremediable daño.

Fran Nicolle León Riveros

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.